martes, 13 de septiembre de 2016

En el lago Esturión

Tras cuatro años sin poder ir al lago de Iktus, este año tuve la posibilidad de acudir con mi mujer, para quien todo esto era nuevo.

Fuimos con una estrategia clara y bien estudiada para intentar sacar esas carpas y esturiones tan preciados de estas magnificas aguas francesas. Expresamente, habíamos elegido el puesto 19 del lago Esturión, también conocido como el lago pequeño.

La idea era pescarlo desde la orilla sin usar la barca y así lo hicimos. Preparamos un cebadero con chufa y pellets, y nos pusimos a pescar a unos 100 m. de la orilla. Pasó la primera tarde y cómo esperábamos, no tuvimos ninguna picada. Era demasiado pronto aún.

Al llegar la noche, cuando ya estábamos descansando, nos sonó la alarma en la caña de Fina. Al salir, clavamos el pez y vimos que era un esturión. Nos dio bastante lucha hasta llegar a la orilla, ¡donde al final se nos soltó! Nos quedamos con una desilusión tremenda al ver que la primera picada era un esturión y va y lo perdíamos. El resto de la noche y la mañana siguiente fue muy tranquila en picadas, aunque nos sorprendió el repentino cambio de tiempo. Empezó a hacer mucho aire y caer una fuerte lluvia. Y duró todo el día. Encerrados en la tienda dejábamos pasar el tiempo observando la tormenta y sin tener picada alguna, hasta que a las 23:30 horas tuve en mi caña una picada espectacular y tras una dura lucha llevamos a la moqueta una carpa cuero de 19 Kg. Resultó una gran satisfacción ya que todo el mundo nos decía que las carpas estaban muy duras.

Al día siguiente fue una jornada entretenida en picadas, pero no pudimos llevar ningún pez a la moqueta. No acababan de clavarse, lo que dio pié a los consabidos calentamientos de cabeza con los montajes y demás… A las 20 horas nos empezó a llover a mares de nuevo y cambiamos la estrategia. Nos pusimos a pescar muy cerca de la orilla y sobre las 23 horas llegó otra picada espectacular en las cañas de Fina. Esta vez sí que conseguimos clavar el pez, y en pleno combate un coletazo en la superficie nos hizo ver que se trataba de otro esturión. Además, por la forma de tirar nos dimos cuenta de que era bastante grande. ¡Después de 25 minutos luchando con él, nos partió la caña, nos dejó dañado el carrete y partió la línea! ¡No puede ser! ¿Se puede tener peor suerte? Nos quedamos muy hundidos por esta perdida, pero seguimos trabajando para sacar algún pez más.

A la mañana siguiente, ya con todas las cañas pescando cerca de la orilla, empezamos a tener más picadas que de costumbre. La primera fue a las 10 de la mañana, y Fina consiguió sacar por fin un esturión de 12,500 Kg.

Se trataba del primer esturión para los dos. A los diez minutos volvieron a picar y sacamos una tenca de 3,800 Kg. ¡Otra novedad para Fina!

El resto del día estuvo muy parado y hasta la noche no hubieron más picadas. Eso sí, la última noche fue una locura ya que tuvimos 11 picadas, tres de ellas dobles y sólo pude sacar otro esturión de 14,500 Kg. sobre las 6 de la madrugada.

Al día siguiente ya tocó recoger y partir de vuelta a España. Fue una semana donde nos tocó de todo: agua, viento, granizo… pero nos fuimos contentos por el trato recibido por los trabajadores del lago y por la gente que conocimos.

Así que lo único que os puedo decir es que hay que intentar ir más veces a estos lagos para pescar. Yo seguro que voy a volver sin tardar mucho. 

Sin nada más que contaros, espero veros pronto a alguno por Iktus. Un placer y hasta otra.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.